05/03/2018

Ciudadanía y Administración pública del Siglo XXI. D. Amador Fernández Nieto.

Vivimos tiempos de cambio en nuestras Administraciones. La era digital y las nuevas tecnologías han incidido plenamente en nuestro ordenamiento jurídico, incluida la forma de relacionarnos con las administraciones públicas. Este cambio entre ciudadanía y Administraciones Públicas no ha venido solo influido por las nuevas tecnologías, ha sido unido a un cambio de mentalidad y forma de concebir al ciudadano, que ya no es un sujeto pasivo frente a la administración, sino que hace valer sus derechos y se relacionan con plena igualdad de derechos. La Carta Iberoamericana de los Derechos y Deberes del Ciudadano en Relación con la Administración Pública ha supuesto un avance significativo en el desarrollo de las nuevas relaciones entre administrado y administración, unido a la consolidación de los clásicos derechos de los interesados en el procedimiento administrativo, pero unido a nuevas figuras de reciente creación como los registros electrónicos, archivos únicos, registro electrónico de apoderamientos, etc. 

Es el momento de supervisar la correcta implementación de todos los derechos y no perder a nadie en el camino. La digitalización de las administraciones públicas no puede suponer en ningún caso eliminar a administrados, por limitaciones en cuanto a equipamiento informático o conexión a internet.